Skip to main content
Côte sauvage Presqu'île de Quiberon
© A. Lamoureux
Côte sauvage grandes marées
© Patrice Baissac
Arche de Port Blanc Saint Pierre Quiberon
© A. Lamoureux
Enfants plage Presqu'île de Quiberon

Paseo por la Costa Salvaje de Quiberon

favorite_borderAñadir a favoritos

Descubra la Costa Salvaje de la Península del Quiberon con sus paisajes estimulantes esculpidos por los vientos y las estaciones. 
¡Una enorme dosis de aire revitalizante garantizada!

El acceso a la península de Quiberon es por un hilo. El istmo de Penthièvre, conocido como tómbolo, mide apenas más de 22 metros en su punto más estrecho. Disfrute de una vista única de la bahía de Quiberon por un lado y del océano Atlántico y del fuerte Penthièvre por el otro.

Al oeste de la península de Quiberon, la Côte Sauvage se extiende a lo largo de una decena de kilómetros, desde el pueblo de Portivy en Saint-Pierre Quiberon hasta el castillo Turpault en Quiberon. La erosión da forma a esta costa de granito a lo largo de las estaciones. Acantilados escarpados, calas salvajes, arcos excavados por las olas... Azotada constantemente por los vientos y el mar, la Côte Sauvage le ofrece un espectáculo estimulante.

Presqu'île de Quiberon

De las playas del istmo de Penthièvre a la Costa Salvaje

El istmo de Penthièvre conecta el continente con la península y ofrece un panorama excepcional con la bahía de Quiberon por un lado y el océano Atlántico y sus extensas playas por otro. El contraste entre la calma de las playas del istmo y el ambiente agreste de los acantilados cuyo perfil se perfila en el horizonte es impactante. En el istmo de Penthièvre, hay algo de calma antes de la tormenta...

Côte sauvage

Costa Salvaje: acantilados, dunas y zonas verdes

Dominada por las ruinas de un puesto de aduanas, la Pointe du Percho ofrece unas vistas excepcionales de esta impresionante naturaleza. Abajo, no se pierda el suntuoso arco de Port-Blanc. Le llaman la roca perforada, y se puede admirar en marea baja.Al atardecer, el arco es sublime, con las luces de la tarde pasando a través de él. Un espectáculo natural permanente que nos lleva de vuelta a las raíces.

Continúe su caminata por la Costa Salvaje, y tómese su tiempo para descansar en los hermosos lugares de Port Bara y Port Rhu. Pero tenga cuidado porque la costa sigue siendo... ¡salvaje! Incluso con el tiempo tranquilo, las corrientes de las singulares playas de la Costa Salvaje pueden ser peligrosas debido al mar de fondo. Respete las prohibiciones de baño para disfrutar de la belleza de la naturaleza con tranquilidad.

Menhir cote sauvage

Al llegar al extremo sur de la península del Quiberon, las dunas encaramadas a los acantilados muestran un césped natural salpicado de pequeñas flores rosadas, como el clavel y la clavelina de mar. Al llegar al Château Turpault, admire las espléndidas vistas y, a lo lejos, Belle-Ile-en-Mer.

Descubra la Costa Salvaje a pie o en bicicleta

Para disfrutar plenamente de estos grandes espacios y del aire yodado, los senderos señalizados le ofrecen unos itinerarios muy bonitos. A pie o en bicicleta,  podrá sentir toda la fuerza del océano. Paséese a lo largo de los 8 km de rutas de senderismo y recargue las pilas en medio de la naturaleza frente al mar, a menudo poderoso y siempre impresionante. En bicicleta, tome el carril verde y recorra la Costa Salvaje hasta Quiberon.

Recomendado para usted

En familia, en pareja o en solitario... Encuentre las ideas adecuadas para satisfacer todos sus deseos.